casa

5 claves para decorar | Blog Muebles

Claves


1. Entrena el ojo
La decoración se trata, esencialmente, de convertir el buen gusto en espacios y objetos, y en que los ambientes resultantes expresen un estilo de vida, un mundo interior, una historia personal. Y la única manera de lograrlo es aprender de otros, tomando sus ideas y haciéndolas propias. Cada vez que vayas a una casa, entres a una habitación o disfrutes de un ambiente, pregúntate qué llama tu atención en primer lugar, qué texturas se usan, cómo dialogan entre sí los colores, ¿impera el contraste o la armonía? Las ideas, en decoración, están ahí para robarlas y hacerlas tuyas, con tu toque personal.


2. Estudia el espacio
Antes de decorar un ambiente, observa al espacio vacío, sin muebles ni personas, y aprehende sus características, sus fortalezas y debilidades: ¿Es muy amplio? ¿O en, en cambio, muy pequeño? ¿Hay que disimular el desgaste de los pisos o las ventanas son muy bajas para colocar cortinas? ¿La habitación es angosta? ¿Hay un zócalo al que puedes sacar provecha? Esa pared de ladrillo visto, ¿no lucirá mejor así? Cada espacio reclama sus propias soluciones.


3. Toma fotos y dibuja
No es necesario que seas un arquitecto para realizar planos y sacarles partido. Haz croquis y añade los colores, muebles, telas y complementos antes de aplicarlos y ubicarlos. Si no sabes dibujar, las fotos pueden ayudarte. Estudia las combinaciones, los contrastes, las superposiciones entre colores y materiales.


4. Pide muestrarios
Nunca te cases con la primer idea, y maneja el espectro más amplio de opciones que puedas tener, y la manera más sencilla de ampliar tus posibilidades es con los cuadernos de muestras. Créelo: no sabrás cómo es un color hasta que lo veas sobre tu paredes; no conocerás una tela hasta que la veas en la habitación; no sabrás de las posibilidades de un material (madera, metal, cristal) hasta que no le veas entre tus cuatro paredes.


5. Consulta a profesionales
Aunque puede significar un gasto extra, la opinión de interioristas expertos no viene mal, sobre todo en lo que se refiere a costos, instalación, los riesgos que implican algunos materiales (sobre todo en los que se refiere a su combustibilidad), y el equilibrio entre belleza y funcionalidad.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba