El maquillaje apareció en la historia casi 3.000 años antes de Cristo, a través del kohl inventado y utilizado en la época por los egipcios para intensificar la mirada. Durante milenios, se perfeccionó y se elevó al rango de símbolo de la feminidad.

Hoy en día, muchas personas incluso afirman que el maquillaje tiene efectos sobre la psicología y afecta considerablemente la confianza en uno mismo. La pregunta que surge entonces es si esta supuesta influencia es de carácter positivo o negativo.

El maquillaje aumenta la autoestima y facilita las interacciones sociales

No siempre es fácil aceptarte a ti mismo con tus imperfecciones, especialmente en la sociedad actual donde se deben cumplir ciertos criterios para aparecer en tu mejor luz. Todos los días, la televisión o las revistas de moda propagan imágenes de personas consideradas modelos de belleza. Esto contribuye a complejo principalmente mujeres que nunca se encuentran lo suficientemente hermosas, en comparación con esas modelos que posan para las revistas o esas celebridades en ciernes que inundan las redes sociales.

criterios de belleza

Para cumplir con los criterios de belleza y sobre todo para aceptarse a sí mismas, muchas mujeres recurren al maquillaje. Sin embargo, las opiniones sobre esta alternativa son muy variadas. Algunas personas piensan que el maquillaje es un flagelo que glorifica la falsa belleza a expensas de la belleza natural. Otros proclaman alto y claro que este conjunto de artificios es hoy un activo imprescindible para cualquier mujer que desee resaltar su feminidad.

Ante las diferentes opiniones, muchos psicólogos se interesaron entonces por el tema para determinar de qué se trataba realmente. Según los diversos estudios realizados, está claro que el maquillaje es una excelente manera de darte más confianza. Se ha descubierto que las chicas maquilladas tienen más confianza. Esta confianza renovada que otorga el maquillaje es sobre todo muy útil para adoptar una actitud positiva en el día a día, tal y como demuestra un estudio liderado por investigadores de la EPFL (Ecole Polytechnique Fédérale de Lausanne).

maquillarse en el trabajo

En otra investigación en torno al tema, se observa que en el ámbito profesional, las mujeres que se maquillan son generalmente más serenas y más eficientes en su trabajo. Por lo tanto, se puede deducir que el maquillaje de la mujer ayuda a mejorar afirmarse por el propio porte, para despertar sus habilidades latentes y optimizar su desempeño. Estas razones explican por qué el maquillaje es un aliado ideal para que las mujeres lleven una carrera exitosa.

Fácilmente podemos entender la idea de que el maquillaje ayuda a fortalecer la autoestima, sobre todo cuando sabemos que afecta mucho las relaciones sociales. De hecho, las mujeres a menudo tienden a entablar amistad más fácilmente con mujeres que usan un maquillaje similar al que ellas usan. El maquillaje puede entonces ser percibido como un medio para satisfacer esta necesidad de pertenecer a un grupo que caracteriza al ser humano. A las mujeres que se maquillan les resulta más fácil encontrar amigos, lo que obviamente las ayuda a sentirse menos aisladas y más aceptadas por la sociedad.

La acción positiva del maquillaje, si sabes usarlo bien

En vista de las innumerables observaciones realizadas, no hay duda de que el maquillaje es empoderador. Sin embargo, el maquillaje puede volverse en tu contra y contribuir a socavar tu autoestima en lugar de reforzarlo. Esta reacción violenta ocurre cuando el maquillaje se usa para ocultar completamente la cara en lugar de simplemente realzarla.

Las personas que usan maquillaje de esta manera a menudo se vuelven adictas y sienten repugnancia y vergüenza pronunciada por su rostro natural. Se vuelven esclavas de sus bases, su maquillaje y sus barras de labios y se niegan a poner un pie afuera sin estar perfectamente maquilladas. En este contexto, el maquillaje se convierte en una prisión, un veneno que reduce gradualmente el ego y la confianza.

Dado el doble impacto psicológico que puede tener el maquillaje, es importante conocer los hábitos a adoptar para benefíciate sólo de las ventajas de esta arma de feminidad. Si quieres usar maquillaje para aumentar tu autoestima, primero debes aprender a aceptar tu cuerpo natural. El maquillaje debe representar una elección para ti y no una obligación.

Por ejemplo, puedes establecer un ritual diario que consistirá en mirarte todas las mañanas, para poder contemplar tu rostro sin artificios. También evita maquillarte todos los días y atrévete a salir de vez en cuando con el rostro descubierto.

También es importante tener en cuenta que el maquillaje es solo una solución paliativa. Para no volverte dependiente, te aconsejamos que utilices además tratamientos que puedan curar las imperfecciones que deseas disimular. Esto puede ayudarte a tener una mejor percepción de tu apariencia y a aceptarte tal como eres. El maquillaje sólo se utilizará para realzará tu belleza y solo tendrá un impacto positivo en tu autoestima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies